La Muerte de John Percival

2 enero, 2017 2009 0

Por; Elias Samuel Rosario Mata

Existen hechos, que repercuten en nuestra memoria. Ya sea por su crueldad, o sencillamente porque los vivimos como espectadores de una escena macabra. La muerte de John Percival es un hecho horripilante que ha conmocionado la consciencia colectiva. Se suponía, que de no entregarse, lo iban a eliminar. Pero nadie pudo imaginar, que iba a ser acribillado de una forma tan brutal y salvaje. En cualquier país del mundo ante un hecho de esa naturaleza, los organismos de seguridad rodean el lugar donde se encuentra cualquier individuo que este siendo perseguido. Utilizan diferentes medios para convencerlo y se entregue. Lo que evita derramamiento de sangre y permite profundizar las investigaciones para someter a todos los implicados.

Lamentablemente, en nuestro país la delincuencia de saco y corbata se ha enquistado en el poder y cuando quienes tienen el deber de hacer cumplir las leyes son los primeros que la infringen, la sociedad cae en el caos. Entonces nadie está seguro. Muchos justificaran este hecho, alegando que era un delincuente armado y peligroso, que ya había derramado sangre.

Sin embargo, hasta en los países donde existe la pena de muerte, no se acribilla ni siquiera a los asesinos en serie en las calles, a la vista de todo el mundo. Pues hay imágenes, que afectan el crecimiento saludable de la infancia y eso es muy respectado y penalizado. Ante un acto tan horripilante, cabe recordar las palabras del ex presidente de la JCE Roberto Rosario, cuando llamó “selva” a la República Dominicana.

Su actitud provocó, que muchas gentes lo criticara, pero en cierto sentido tenía razón. Porque solo en una selva, un Presidente les ordena a los organismos de seguridad que atrapen a un delincuente “vivo, o muerto”. Solo en una selva, las leyes no existen para los más fuertes, sino para los más débiles. Solo en una selva, los animales más temibles y salvajes se adueñan de todos los bienes, dejando las migajas para los demás. Es por ello, que en la evaluación de la educación ocupamos el último lugar y en la de corrupción unos de los primeros. Un país con un desequilibrio tan alarmante en la distribución salarial, está más cercano al modelo de la selva, que al de una nación civilizada.

El mísero salario de un policía, el cual tiene que perseguir la delincuencia proveniente de los bajos estratos sociales, ya que la de arriba es intocable, no le alcanza para llevar una vida digna. Arriesga su vida continuamente, mientras que su familia sobrevive en la miseria. Esta situación de estrangulamiento económico, provoca una acumulación de malestares emocionales, tales como odios, iras y rabias, que luego descarga en el momento en que encuentra al delincuente.

Esta es la razón, por la cual, dispara desenfrenadamente una y otra vez hasta vaciar las armas, porque con ello también se está liberando del cumulo de emociones negativas. Diferentes sectores, han estado clamando por un aumento salarial para los militares y policías, Pero el Presidente Medina se ha hecho de oído sordo. Nuestra historia registra numerosas muertes en circunstancias crueles, pero nunca había escuchado sobre un crimen tan atroz y aberrante. Este gobierno está dejando huellas muy negativas, que han recorridos las páginas de todos los periódicos del mundo. En sus dos discursos de toma de posición el Presidente Medina se comprometió a llevar a cabo una profunda reforma policial, lo que se ha convertido en parte de sus promesas incumplidas. Cabe preguntarse ¿Qué fuerza tan poderosa controla a lo interno de la policía, que le ha impedido al Presidente cumplir con sus palabras? El General Percival ha dicho que a su hijo lo habrían matado porque no querían que se supiera quién “estaba arriba”.

El presidente Medina acosado por las demandas de la población ante la creciente inseguridad, cometió un error. Todavía está a tiempo para enmendarlo. Como Jefe de Estado, deben interesarles las informaciones, que puede aportarle el General. Luego revestirse del coraje que debe tener un estadista y enfrentar a esos poderes policiales que se nutren y aumentan sus riquezas fruto del desorden y el abuso de poder que impera en la institución, en detrimento de la sociedad. Cada día crece mas la confusión sobre esta muerte. Hay gente que lo promueve como un héroe revolucionario, algo que podría incentivar a que lo imiten. Mientras que, otros dicen que es un villano. Para el General Percival y demás familiares, mis mas sentidas condolencias, que la paz este con ustedes

Autor

Redacción
Redacción

Periodismo Objetivo.

Sin Comentarios

    Sea el primero en Comentar